viernes, 13 de febrero de 2015

Capítulo 39 "Si no lo sabe Freud..."

Capítulo anterior

D Day
¡EL DÍA D LLEGÓ! ¡AL FIN ESTUVE CON JESÚS! ¡FINALMENTE NOS HABLAMOS CARA A CARA! ¡BOCA A BOCA! ¡TACO A TACO! (Como aconsejaba Primo Abruzo, el deshollinador). Llegó ayer sin avisar a las tres de la mañana, pañuelo al cuello, valija en mano, silencio en popa ¿Y de dónde sacó el tipo la dirección de mi casa? ¡De las cartas que le mando, vieja metida! Hicimos las cosas que hacen los amantes furtivos sin previa alguna, en un dormitorio bastante desordenado y sobre una cama de lo más escueta. El calor de Buenos Aires daba su opinión al respecto inmiscuyéndose entre los cuerpos transpirados en tanto que la luna envidiaba desde de la ventana. Luego (poesía berreta al margen) yo, como debe ser, no le puse mayor atención porque claro está, dedico mi tiempo a escribir, a leer, a trabajar, a angustiarme, siempre encuentro una buena nueva sobre qué angustiarme ¡Si no, me angustio! Y resulta que como no lo estaba adulando y besuqueando todo el tiempo el perro andalú se alborotó ¡NO ENTENDÉS! (Le decía yo) ¡No puedo atenderte porque tengo que escribir “En busca de Jesús Quintero”, Quintero! ¡Pero ya estoy acá! (Respondía él al borde del colapso) ¿Es que no me ves? ¡LOCA, LUNÁTICA! ¡He perdido do corrida de toro por venir a la Argentina! (Se ponía cuerdo el loco, de los nervios).

La casa está en orden
Y ahí fue que me desperté, porque imagínese que lo que yo menos quiero es que vengan a casa a romperme los quinotos... ¡Me chillaba él en el sueño que al final no sabia yo lo que quería! ¡Que para qué había hecho tanto aspaviento con el blog, la búsqueda y la mar en coche! FREUD (Le respondí sulfurada) ¡FREUD se preguntaba y nunca supo responderse: ¿Qué es lo que quiere una mujer?! ¡NO LO SABE FREUD MIRÁ SI VOY A SABERLO YO! Y la verdad es que no he leído mucho sobre el significado de los sueños pero ¡Era genial! No sólo no me dejaba migas en la cama, además como venía él a Buenos Aires me ahorraba el pasaje a Sevilla (inversión que me tiene en este momento en bancarrota), me evitaba EL PÁNICO que me da viajar en avión, el embole de hacer la valija, tener que ir a la calle Florida a comprar euros paralelos, el despelote de reservar un puto hotel desde Argentina sin tarjeta de crédito y demás etcéteras que derivan de la feliz vida tercermundista (Lo que no mata fortalece, dijo el vaso medio lleno).

Aglomeración de idiotas
Pero, como recita Ángela, mi psicóloga que todo lo sabe salvo mi apellido: antes que nada tengo que  alegrarme SOBREMANERA porque estoy yendo tras mi deseo ¡Eso quiere Freud (que no sabe lo que queremos)! Que una vaya por su deseo aunque éste sea votar a Menem o a Esperanza Aguirre. Y aquí me permito una colación: transitando mi año 39 (no voy a confesar JAMÁS que acabo de cumplir 40) la vengo llevando bastante bien sin saber qué ando buscando (aunque saberlo dé buena presencia y quede bien en el currículum). Y podemos citar, para ir cerrando, nuevamente al erudito de las seseras inconscientes que decía que en la vida uno puede hacerse el idiota o ser feliz, una de dos. Por ahora elijo los segundo y quizá la clave de eso sea justamente no saber, seguramente alguien que ha leído tenga la certeza, le ruego no me la diga. Y elijo también ser feliz, le confieso, no porque no me gusten los idiotas, sino porque me preocupan las aglomeraciones. (Capítulo siguiente pinche acá)

Continuará...


9 comentarios:

  1. Interesante ensoñación donde Jesús y Freud comparten ese colapso por entender a las mujeres, que sería como intentar llegar de Argentina a Alaska en un triciclo (se puede intentar, pero es dudoso el éxito), pasando por un Menem deseado (o con cierta intención de voto) y cerrando con una imagen de Mafalda que me viene a la memoria ;) Excelente! Que siga la búsqueda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, hermoso! Sí, la que cierra es Mafalda. También anduve espiando tu bllog, adelante con eso!

      Eliminar
  2. Ay, Papusa! Tras superar algunos inconve nientes de conectividad, heme aquí, azorado, ante este aquelarre onírico preocupantemente seco... PD: ¿me parece a mi, o acaba de mayusculearme?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le he mayusculeado y no le he ennegriteado para que no se encelen los Quinteros, los Campañolas y los mar en coche; si no, le daba al negro y al subrayado también.

      Eliminar
  3. PD: (2) Me dispersé, mi niña, antes de recordarle el adagio: " ...y los sueños, sueños son." ; sin poder evitar la insolencia de agregar que, si son húmedos, mejor... Mis respetos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bernardo decía que primero se costruye el castillo en el aire y después se hacen las bases... Esto escuchaban mis papás cuando yo era chiquita https://m.youtube.com/watch?v=CXQ0t1mkxVY Y la humedad ponderada vino con la ducha onírica postaquelarre, porque que sudé, sudé.

      Eliminar
  4. Aquellos sones que ambientaban su cosmogonía infantil, mi gurisa, los oía siedo ya -como dirían en la esquina- un pelotudo grande. O quizás lo diga yo, ahora, al ver que esas banderas devinieron en trapos, reciclados en pañales y calzónes, para el uso de los d'eliafreyreboudouestecheschoklenderkitsch-ner... Tarde, terminé descubriendo que los tesoros de hojalata reflejan el valor del cofre que los atesora. Mis respetos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu pluma, Primo, si no tiene dónde desparramar sus garabatos, necesita encontrarse alguien que buscar y escribir su propio blog ¡Me gusta! (La bandera es un trapo, para mi, pero los sentimentaloides se ofenden si lo digo, pucha...)

      Eliminar
    2. ¡Me halaga, mi niña!... pero por llegar tarde a estos etereos menesteres, hube de conformarme con nomadear entre blogs ajenos -con pocas pulgas, a veces- o foros llenos de bichos, la mayoria. Hace un par de años que me entretengo en este ciberespacio, y mientras llega el retrasado bondi, sigo aprendiendo y aprehendiendo... Con algunos siglos menos, o en otra reencarnación, le soltaría la rienda a mi pingo... o a mi pluma, buscando a "alguien que buscar y escribir su propio blog", para garabatearla un poco... mientras tanto, Mis respetos

      Eliminar