viernes, 18 de diciembre de 2015

Capítulo S/N "Cómo ser feliz, la receta que no falla (dirá el epitafio)"


La felicidad está fuera de tí

¿Y cómo ser feliz, pregunta? ¿En busca de la felicidad anda usted? ¡Pues a votar! ¡Todos a votar! ¡Todos a cumplir! A la democracia hay que cuidarla y a los mártires que humildemente se ofrecen a conducirnos también, así que no ande agrediendo presidentes, vieja mala. Porque usted no sabe pero ha costado mucho organizar este sistema para que todos vivamos en paz ¿En paz? Si vivimos en guerra ¿Y por qué voy a cumplir yo si ellos no cumplen? ¡PROMETEN PROMETEN Y NADIE CUMPLE! ¡VIVEN DE NUESTRA PLATA! ¡NOS METEN A LA GUERRA! ¡NOS SACAN DE LA GUERRA! ¡ABREN LAS FRONTERAS! ¡CIERRAN LAS FRONTERAS! ¡Pero deje de quejarse! ¡Mire que linda la navidad! ¡Mire que hermoso el árbol que preparamos para usted y las pintorescas lucecillas de la calle! Mire, mire…

Se va la tercera!!
Así que todos a sufragar contentos y a festejar que llegan las fiestas! ¡A festejar en los bares, a festejar en las calles, en los shopping, en las plazas y en la mar en coche también! A celebrar que trabaja de algo que no le gusta, sigue votando a los que le roban, le cree al diario que le miente y duerme con la persona a la que no ama ¡A celebrar, señores, que no van ustedes por lo que quieren, ni se preocupan por descubrirlo, pero sí se ocupan de googlear: “¿Cómo ser feliz?” en la internet! (Quiere decir que le preocupa).

¡AYAY, FELICIDAD DÓNDE TE HAS IDO! (Si es que alguna vez te tuve...) Buscamos la felicidad sin saber dónde, dice Voltaire, como el borracho busca su casa sabiendo que en algún lugar se encuentra. La receta de la felicidad tiene tres patas (yo también busqué en Google): es tener algo que hacer, alguien a quien amar y algo que esperar. Así que así empedada le seguí el juego a mi impulso y me puse a buscar al loco de la colina. Y ahí nomas encontré mi “a quién amar” porque después de conocerlo de cerca lo amo a este perro andalú cada día más... (Pero no cuente porque me dirán fanática loca)

Y lo que sigue es difícil de explicar, una vez que puse el pie en el acelerador la cosa no se detuvo, algo empezó a moverse, apareció Juan Campanella, proyectos, proyectos y más proyectos. Así que redoblé la apuesta: me llegué hasta Sevilla y se ve que iba yo por el camino correcto porque siguió ese "algo" conspirando a mi favor vino la esquina de marras del 65 la pizza del 66, Antonio Gala y hasta ahora no se ha detenido la roulotte. ¿Mi algo que esperar, pregunta? Por hoy es Almodovar del Río a dónde se supone que vuelvo a verme con este loco andalú y también estará Gala.

Pero lo bueno de todo esto es haberme dado cuenta de que, efectivamente, la felicidad no estaba en el carnaval de Cádiz... ¡La frase de almanaque no mentía! Y al parecer esto de ser feliz depende de mi, de la decisión que tome, de a dónde me lleve yo y no de a quien vote (o bote) ¿Y lo malo? Lo malo es que mi receta no le va a servir a usted, cada uno tiene que escuchar sus propias tripas, poner atención a qué cosa le enciende el entusiasmo, entonces levar anclas y allá ir, contra el viento de los cuerdos y las mareas del para qué. Y síííí... seguro que quien nada contra la corriente puede acabar electrocutado. Pero puede que no. Como el gato de Schrödinger. (Capítulo siguiente pique acá)

Continuará...

6 comentarios:

  1. Quien dijo que no hay recetas para la felicidad, obviamente compra Rivotril sin una. Y luego hay una serie de "estupefacientes" de diverso grado que logran hacer maravillas. En cuanto a las recetas de 3 patas, en fin, obviamente andaba apurada y puso algo para la vieja chota...La felicidad no se busca y es sumamente esquiva. Fíjese, Macri pensaba que iba a disfrutar de sus inmerecidas vacaciones y a Concordia se le ocurrió inundarse. Pensaba que en Argentina SA iba a poder mandar a su Vice Ceo y la población, al menos el 49%, protestó airadamente, ergo Juli y Antonia estarán tristes y MM también, pero el resto de la población, al menos el 51% ahora está feliz, porque pueden decir: "Ven, no es tan insensible como dicen" mientras por dentro rezan para que no se mande otra. Algo parecido ocurrió el 22-11, mitad del país feliz, la otra no tanto, pero ahora la infeliz se deleita haciéndole ver al 51% lo boludos que son. Es decir, aparentemente hay maneras de ser felices haciendo infelices a otro. Es muy complejo el tema de la felicidad. Algo parecido suele suceder con el sexo, aparentemente son los varones quienes lo disfrutan más. Y desde ya me disculpo por usar este espacio para hacer política y algo de sexología barata, pero me pareció una manera de ejemplificar lo difícil que es encontrar la felicidad. Un beso y que termine bien el año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PP, por eso aclaré que lo había googleado, el método de las tres patas, lo que más googlean los españoles es "Cómo ser feliz", de ahí la ironía de encontrar la receta etc etc... como si la hubiera. Disculpado por usar el espacio y te mandaste flor de entrada, yo que vos la posteo ¡Que seas muy feliz!

      Eliminar
    2. El otro día leí algo como:
      A: "Uy qué feliz se te ve"!
      ¿Cómo hiciste?
      B: Me la construí yo mismo..

      Happiness, so fickle, so elusive and yet so sought. Some people lead unhappy lives just striving to achieve it. And there's the paradox. To be or not to be, happy...

      En cuanto a la "entrada" se la dejo para cuando quiera escribir un guión sobre Payamédicos o algo así. Un beso!¡G.A.P.P.! (C.Balá)

      Eliminar
    3. La paradoja es genial ¿Shakespeare habrá sido feliz?

      Eliminar
  2. ¿En qué se mide la felicidad? ¿En felizonios?

    ResponderEliminar